La ducha antes de acostarte: limpieza corporal y más

Ducharse por la tarde o por la noche es uno de los puntos mas importantes para facilitar un buen descanso.

La ducha es obviamente una limpieza del cuerpo físico, y todo el mundo se suele sentir mejor limpio después de lavarse. Esto favorece también que tu pijama y tus sabanas se queden frescos más tiempo, lo cual es también favorable para el descanso. Produce también una relajación muscular, y puede ayudar a aliviar algunas contracturas. En caso de contracturas realmente molestas, un baño con sal es muy eficaz a este nivel y permite una mayor relajación. Recuerda que los deportistas toman sal para el mismo fín, y que la sal en el agua penetra los tejidos y ayuda en pocos segundos a que los músculos recuperen su flexibilidad.

Pero la ducha es también una limpieza para nuestro “cuerpo sútil”, lo que llaman aura. Lavándonos con agua se quitan muchas de las cosas que hemos acumulado durante el día: tensiones, disgustos, rabias, sin olvidar la contaminación electromagnética. De allí también la sensación de ligereza que tenemos después.

¿Con agua caliente o fría?

Sobre este punto hay opiniones distintas y os dejaremos escoger lo que mejor os sienta. Algunos dicen que hacerlo con agua caliente provoca luego una reacción inversa, con una bajada de temperatura, muy favorable para encontrar el sueño. Otros usan esa agua caliente justamente para recargar el cuerpo de energía, y luchar contra el sueño… Que cada uno haga su propia experiencia ;-) Por mi parte la tomo caliente, aunque siento que me activa durante media hora. Pero me relaja en el momento, y pasada esta media hora. Y la ducha fría es algo que no puedo hacer por lo friolero que soy. De todos modos, las pocas veces que lo hice, note que me activaba mucho, ya que todo el cuerpo se mobiliza para restablecer la temperatura corporal.

La temperatura del agua es importante, pero otro detalle poco conocido merece tu atención, y es vigilar como te secas!!! Sí, si te secas suavemente, como una caricia, te quedarás relajadito. Si te secas con vigor y fuerza, te vas a activar mucho, sobre todo la cabeza si te secas el pelo con tu toalla. Parece tonto, y lo es: en un minuto te puedes activar para una hora o más… Vale la pena cuidarlo!

Para sacarle más partido:

Te señalo aquí 2 sistemas que están llegando cada vez más al alcance de todos:

  • la duchas ionizante, que mejora la hidratación de la piel y del cabello, y tiene un efecto vitalizante, por los iones negativos que producen, y te deja algo más centrado. Se encuentran en dietéticas y por internet.
  • la ducha con cromatoterapia, que incluye luces de LED para dar al agua la vibración del color seleccionado. Este sistema está empezando a salir de los spas, para hacerse más asequible para particulares, pero sigue encontrándose en instalaciones más caras.

En resumen:

Irse a la cama descargado de las tensiones del día es clave para que el cuerpo y la mente puedan quedarse lo más relajados posible. Por esto el ducharte o bañarte antes de dormir te asegura un descanso más profundo. Si lo haces antes y después de dormir mejor, pero si tienes suficiente con lavarte una vez, que sea por la noche!

Y recuerda que el agua es un recurso valioso. Por lo tanto disfruta conscientemente.

Deja un comentario