La mejor almohada para dormir

Hay 3 parametros para escoger la mejor almohada para ti: el grosor, el confort, y el material. Para escoger el colchón, el material es de lejos el punto principal. Para la almohada también, pero los otros 2 puntos son igual de críticos:

El grosor, un punto delicado

  • lo mejor es dormir boca arriba, con una almohada muy delgadita, o hasta sin ninguna! Puedes usar otra más gruesa debajo de las rodillas, para descargar la zona lumbar.
  • si duermes de lado, necesitas un mayor grosor, para que tu cabeza y tus cervicales estén en línea con la columna. Si es demasiado finita o gruesa, puede crear dolores cervicales a corto plazo, y puede hasta crear problemas más graves como hernias con los años. Es doloroso de día, y te impide dormir de noche! Si estás durmiendo de lado, usa uno o mejor 2 cojines más gruesos para poner entre las rodillas, y debajo del brazo que queda encima.
  • si duermes boca abajo… cambia ya!  😉  Es lo peor, y puedes revisar el artículo sobre las buenas posiciones para convencerte. Pero si no quieres cambiarlo, usa la almohada más delgada que puedas, para reducir el esfuerzo y la torsión de las cervicales.

Confort y micro despertares

Las investigaciones realizadas por la marca Tempur con la NASA demostró que podemos tener hasta 20 “micro despertares” en una noche para mover nuestra cara si sentimos demasiada presión en la cara o el cuerpo! Así que si el contacto de tu cara sobre la almohada es duro, llega un momento en él que te despiertas para cambiar de posición, o de lado. Y la pega es que ese “micro despertar” se transforme de vez en cuando en “mega despertar”, y que te quedes un largo rato buscando el sueño de nuevo. Con lo que puede costar dormirse…  😉

Por lo cual privilegia los modelos con un tacto suave, y que se adapten a la forma de tu cabeza, para repartir el peso de manera uniforme.

El material de la almohada, el gran olvidado

Al igual que el colchón, la almohada debería ser de materiales naturalesPlumas y plumón (la mini plumas más esponjosas y suaves de las aves), látex natural son las opciones más agradables a nivel de confort. Algodón, lana, y hasta miraguano, cáscaras de trigo, espelta, etc. son otras opciones a mi gusto menos confortables.

Los materiales naturales tienen las mismas ventajas aquí que para el colchón: regulan mejor el calor, son más transpirables, no almacenan la electricidad estática, y para los que son sensibles a su nivel de energía, son materiales que transmiten el mejor nivel energético.

Deja un comentario