Un momento para ti antes de acostarte

Conciliar el sueño con facilidad depende en gran parte de lo que haces antes de acostarte. Tomarte un momento para ti antes de ir a la cama es la mejor idea para preparar una buena noche: conciliar el sueño te costará menos, y el descanso será de mayor calidad. Te explico las 2 razones, y las muchas maneras de utilizar este tiempo.

Las 2 razones para tomarte unos momentos para ti antes de irte a la cama

Conciliar el sueño se asemeja a una pequeña muerte, en la que te abandonas para caer en los brazos de Morfeo. Lo que necesitas para conseguirlo fácilmente es paz mental, y cierta relajación física (ver el artículo sobre el ejercicio físico diario). La primera razón por la cual te conviene tomarte un momento para ti es para cerrar todo lo que puedas del día, e irte a dormir en paz.
Solemos irnos a dormir sin cerrar muchas cosas del día: palabras que se nos han escapado, reacciones que hemos tenido, y sobre todo emociones que hemos vivido a medias, en el fuego de la acción. Si te vas a dormir así sin más, ni el mejor colchón te va a salvar! Estas emociones, estos pensamientos nos piden algo de atención para calmarse y digerirse. Por esto aconsejo que te tomes unos minutos de silencio antes de dormir para cerrar el día, encontrar un poco más de paz, y poder pasar a la siguiente fase: un sueño reparador.

La segunda motivación para reservar este tiempo es que si te vas a dormir con una mayor paz interior, el descanso será de mejor calidad, y te ayuda a transformarte personalmente. Lo que llevamos a la cama es lo que trabajará durante la noche, a nivel muscular, y a nivel inconsciente. Si estás más relajado al acostarte, mantendrás menos tensiones físicas y psíquicas durante la noche, te desgastarás menos, y mejoras la calidad de tu sueño, con más acceso a las fases del sueño profundo. El irte a dormir en un estado de paz, de agradecimiento y apertura, hará fructificar en ti este otro estado más positivo, y asociado a niveles de energía más altos. Te despertarás naturalmente de mejor humor, y con mayor sensación de felicidad.
¡Ser feliz se escoge, y se escoge en buena parte antes de dormir!

¿Como utilizar estos minutos antes de acostarme?

Te propongo varias ideas, pero está claro que la lista es infinita: cada uno puede encontrar su manera.  Aquí van mis recomendaciones para aprovechar estos minutos de silencio:
– cierra mentalmente el día, repasa sus eventos, y momentos exigentes a nivel emocional. Agradece lo bueno, toma resoluciones para el día siguiente (te acuerdas del postit?)
– si te gusta escribir, puedes mantener tu diario para plasmar todo esto. Es muy liberador.
– haz especial énfasis sobre las emociones que te siguen alterando: siente como estás, si necesitas llorar, o golpear tu alfombra imaginando que es una cosa o una persona concreta, hazlo sin que todos se enteren a tu lado
– para sanar emociones, hay quién lo hace bailando unos instantes, o dibujando…
–  haz algunos estiramientos de yoga, que te relajarán a nivel físico, mental, y emocional.
– reza o medita si es tu temperamento. Al igual que el yoga y el arte, estas actividades ralentizan tu actividad cerebral, favorecen el sueño, y crean un buen clima para una noche beneficiosa.

Resumiendo: si aplicas estos consejos, hoy te irás a dormir un poquito más tarde, pero es probable que duermas algo mejor 😉

Deja un comentario